Bright Eyes ha lanzado una tercera canción de su próximo nuevo álbum.

Este pueblo se ve vacío pero sabíamos que no duraría / Detrás de ventanas blindadas ellos siguen enviando el dinero / Lo que sea que puedan juntar… lo que sea que tengan / Hay muchas bocas qué alimentar en esta hambruna,” canta Conor Oberst en “One and Done,” demostrando su valor cultural una vez más.

Escrita y grabada antes de COVID-19, la canción refleja el rechazo en la mente del cantante de lo que parecen ser los últimos días de una civilización y la rápida desintegración de la cosmovisión a la que uno se aferró durante tiempo. Una pieza melancólica, repleta de arreglos de orquesta que sorprenden, cortesía de Nathaniel Walcott. Mike Mogis le da sentido a la gran instrumentación con su mezcla de sonidos que combina a la perfección con la canción.