Desde que Greta Van Fleet comenzaron a hacerse un nombre, la recepción de la banda se ha polarizado.

Por un lado, los miembros de GVF están siendo llamados revivistas del rock clásico y el futuro de la música rock, mientras que otros simplemente los llaman una “boy band” o una copa mal lograda de Led Zeppelin.

En una entrevista reciente con Guitar World, el bajista Sam Kiszka habló sobre esas comparaciones con Zeppelin, que simplemente no se detendrán, diciendo que la banda no se siente intimidada por ellos. “Quiero decir, no es que no sean la mejor banda de rock & roll de la historia,” dijo. “Es un gran cumplido.”

Es seguro decir que incluso con las comparaciones interminables, la banda no renunciará en el corto plazo. Han recibido elogios de Slash, Jack White y Chad Smith de Red Hot Chili Peppers, por nombrar algunos. “Es sorprendente que tanta gente pueda subirse a bordo con lo que estamos haciendo”, dijo Kiszka. “Es genial poder hacer música que está impulsando un nuevo movimiento, y es genial ser la banda que lo cataliza.