Este fin de semana se llevó a cabo El KnotFest meets ForceFest 2019, una combinación entre el festival legendario creado por Slipknot y uno de los festivales de metal más pedidos en México, aunque, con muchos problemas de logística en el pasado, como lo ha sido el ForceFest. Desde las primeras horas del festival el sábado al mediodía, mediante diversas cuentas de Twitter la gente comenzó a informar sobre los pormenores del evento, una de las primeras fue la fila que la gente tenía que hacer para ingresar al Deportivo Oceanía, tanta era la fila que llegó a ser hasta de 2 kilómetros.

Dentro del festival otro punto negativo, el escenario principal daba hacia una de las calles principales que te conducían al lugar, donde, había un puente peatonal muy cerca el cual podías ver sin problema alguno (y con mejor visibilidad que ciertas zonas dentro) y gratis, esto provocó un poco de burlas y enojos por parte de los asistentes.

Salvo esos momentos un tanto desconcertantes de logística (sobretodo la fila para ingresar), la tarde estuvo en paz, las bandas que tocaron durante la tarde lo dieron todo, siendo Papa Roach una de ellas sin problema, el problema mayor inició previo a la presentación de Evanescence, uno de los headliners del festival que en punto de las 9 PM tenían pactado salir al escenario pero pasaban los minutos y no salían y el festival no comunicaba nada.

Fue hasta que en las redes sociales comenzó a correr las fotos y videos que la gente en zona general comenzaban a saltar y romper la barricada que los separa de la zona preferente, zona que tenía una mejor vista a ciertos escenarios, la poca seguridad que había no podía detener a la gente enfurecida por la ambas situaciones. La situación empeoró cuando la gente comenzó a subirse al escenario, destrozando e incendiando el equipo de sonido e instrumentos de Evanescence, en todo este tiempo el festival no daba ningún comunicado ni dentro del festival o en sus redes sociales.

Fue hasta la 1 AM, más de 3 horas desde que comenzaron los destrozos y el caos, cuando comunicaron que si la gente paraba los destrozos tanto Slipknot y Evanescence podrían presentarse el domingo (cosa que ambas bandas horas más tarde salieron a desmentir, afirmando que no se presentarían el domingo y que regresarán a México tan pronto como les sea posible). Después de tanta confusión, destrozos y caos, la gente poco a poco desalojó el recinto, también se habló de asaltos a mano armada dentro del festival con diversos objetos pertenecientes al equipo de las bandas que la gente destrozó.

Para el segundo día de este doble festival, la jornada del Force Fest comenzó tarde, viéndose obligados a cancelar a muchas bandas que estaban pactadas a tocar por los destrozos, esto, sin mucho tacto ya que varios integrantes de los grupos afectados mencionaron que aunque estaban ya en el recinto, los organizadores no les decían si iban o no a tocar y en casos, los obligaban a tocar cuando las puertas ni siquiera eran abiertas aún.

El domingo pese a todos los inconvenientes, artistas como Exodus, In Flames y el estelar Rob Zombie se pudieron presentar cerrando de manera un poco más “decorosa” el festival.