Incluso con este aumento exponencial en popularidad, afortunadamente, Eilish parece haberse mantenido igual, ya que no ha perdido ni cambiado nada acerca de su personalidad extraña, pero al mismo tiempo honesta. Y eso lo demostró tanto en la entrevista que tuvo con Ellen en su programa, así como con Jimmy Kimmel donde en ambos participó en la parte musical cantando  “when the party’s over” y “bury a friend” respectivamente.

Billie aprovechó su estancia con Ellen para abrirse y hablar de cómo es la vida con el Síndrome de Tourette.